martes, 2 de noviembre de 2010

OSTEOCONDROSIS DE HOMBRO




Artroscopia de hombro.


La palabra osteocondrosis hace referencia a la degeneración del cartílago articular y del hueso subcondral. En concreto, la osteocondrosis del hombro se trata de una patología que habitualmente afecta el cartílago articular del aspecto caudomedial de la cabeza humeral (en raras ocasiones se afecta la porción caudal de la cavidad glenoidea). Puede formarse una hendidura en el cartílago citado, dando lugar a la formación de un "flap",  siendo en este momento cuando la patología recibe el nombre de osteocondritis disecans (OCD). El flap formado puede mineralizarse y llegar a ser visible radiológicamente, existiendo la posibilidad de liberarse en el interior de la cápsula articular ("ratón articular"), donde puede nutrirse del líquido sinovial y alcanzar un tamaño superior. El fragmento liberado puede situarse en la vaina del biceps braquial dando lugar a una cojera clínica. El defecto originado por el flap es recubierto por un tejido de granulación que mas tarde será sustituido por fibrocartilago.

RESEÑA E HISTORIA CLÍNICA:
Se trata de una condición que afecta principalmente a perros de razas grandes y gigantes como por ejemplo el Dogo Alemán, el Labrador Retriever o el Golden Retriever, entre muchas otras. Parece existir una mayor incidencia en perros machos que en hembras. En un porcentaje elevado de casos, se trata de una condición bilateral afectándose ambos hombros simultáneamente. 
Normalmente la cojera se inicia en torno a los 4 - 7 meses de edad, aunque en muchas ocasiones el problema no se diagnostica hasta mas tarde, pues el comienzo de los signos clínicos suele ser insidioso.
La cojera clínica en estos casos suele ser de leve a moderada, y puede ser intermitente, siendo mas marcada tras el ejercicio y prácticamente inexistente tras el reposo.

SIGNOS CLÍNICOS:
Habitualmente encontramos una cojera con apoyo de la extremidad afectada. Si ambos hombros se encuentran afectados es probable detectar una rigidez excesiva de las extremidades anteriores, incluso arrastrarlas. Podemos apreciar atrofia por desuso de la musculatura, en especial de los músculos infraespinoso, y supraespinoso, haciendo que la espina de la escápula aparezca mas prominente en la palpación. Se evidencian molestias especialmente durante la extensión de la articulación.

DIAGNÓSTICO:
Normalmente se confirma con un estudio radiológico del hombro, siendo en algunas ocasiones suficiente con una proyección mediolateral en extensión del hombro afectado. En otros casos es necesario completar el estudio con otras vistas. Los hallazgos radiológicos que podemos visualizar son:
- Defecto subcondral con aplanamiento del aspecto caudal de la cabeza humeral.
- Márgenes del defecto escleróticos.
- Presencia de un flap cartilaginoso (solo será visible si se encuentra mineralizado).
- Presencia de un ratón articular, habitualmente en el receso articuar caudal.
- Osteoartritis secundaria, con presencia de osteofitos en el borde caudal de la cavidad glenoidea y / o de la cabeza humeral.

Aunque clínicamente solo se encuentre una extremidad implicada, se deberá completar un estudio radiológico bilateral, debido a la elevada incidencia de casos donde ambas extremidades están afectadas.
Puede ser de utilidad la realización de una artrografía en aquellos casos dudosos, en los cuales se espera ver como el defecto condral se ve rellenado por el contraste introducido. 

Podría decirse que el mejor método de diagnóstico (y a su vez de tratamiento) para esta condición, sería la artroscopia de hombro, en la cual se pueden advertir defectos no visibles radiológicamente como fisuras cartilaginosas.

TRATAMIENTO:
Aunque existen pacientes en los cuales un manejo con tratamiento conservador (AINES, condroprotectores, reposo...) puede resultar exitoso a corto plazo, el tratamiento indicado es quirúrgico, ya que la presencia continuada de un flap cartilagionoso y/o un osteofito, conducirá a medio-largo plazo a una enfermedad degenerativa articular prematura.
En condiciones normales el porcentaje de éxito del tratamiento quirúrgico es elevado y el periodo de convalescencia corto. En casos bilaterales se pueden tratar ambos hombros al mismo tiempo o intervenirlos con un intervalo de tiempo de unas 6 semanas.
El objetivo de la cirugía consiste en la eliminación del cartílago liberado en la articulación y/o del cartílago dañado. Dicho procedimiento puede llevarse a cabo mediante artroscopia (preferiblemente) o mediante artrotomía (habitualmente mediante abordaje caudolateral). Vía artroscópica se consigue reducir la morbilidad del procedimiento y se mejoran los tiempos de recuperación, permitiendo además un examen mas completo de la articulación.
El defecto que queda una vez extraído el flap cartilaginoso debe de cureterarse  para favorecer el sangrado y el aporte vascular  que conducirán las células implicadas en la cicatrización de la lesión.

CUIDADOS POSTOPERATORIOS:
El paciente deberá ser sometido a una restricción del ejercicio durante 6-8 semanas, para así permitir la cicatrización oportuna del cartílago intervenido. Se realizará una actividad controlada, evitando las carreras, los saltos y los ejercicios intensos. 

PRONÓSTICO:
En aquellos casos tratados quirúrgicamente el pronóstico es excelente y la recuperación temprana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada